Tomar acción para llegar al éxito

El día de hoy leí una historia que me envió mi mentor en liderazgo, John C. Maxwell, la cual me hizo reflexionar.

El padre de John, le dijo a su hijo: “Hay cinco ranas sentadas en un estanque, cuatro de ellas decidieron saltar. ¿Cuántas ranas quedan en el estanque?”

“¡Una!” respondió John con toda seguridad. Luego, Melvin, su papá lo sorprendió con el punto de esta historia: “Las cinco ranas se quedaron en el estanque, hijo”. ¡Decidir algo no es suficiente! Tienes que tomar acción.

Muchas veces tomamos decisiones para nuestra vida, de las más comunes son: comenzar una dieta, ahorrar, hacer ejercicio, levantarse más temprano, empezar a leer, trabajar en un proyecto personal, empezar a invertir, entre otras. Creo que muchos de nosotros hemos tomado este tipo de decisiones, pero lo que nos ha faltado es “saltar al estanque”. Para tener éxito, no solo hay que tomar la decisión, sino también actuar.

Aquí te comparto cuatro claves que me han ayudado a convertirme en una persona que toma acción:

1. Supera tus miedos: Los miedos nos pueden paralizar, obstaculizando nuestro crecimiento profesional y personal. El primer paso es identificar nuestros miedos para poder conquistarlos. Lo que me ha funcionado es exponerme a situaciones que me resultan complicadas o que me dan miedo cada vez que puedo. Desde cosas muy simples, como hablar con alguien que no conozco en una reunión, hasta subir al escenario a cantar y bailar, para mí es la mejor forma de vencer “el miedo” a tomar acción en cosas más significativas.

2. Toma decisiones rápidas: La preparación es clave para tomar decisiones rápidas. Como dijo sabiamente el famoso entrenador de baloncesto de Estados Unidos, John Wooden, “Cuando la oportunidad llega, es demasiado tarde para prepararse”. Justo hoy, mientras hablaba por teléfono con mi madre, hablábamos de la importancia de prepararse para aprovechar las oportunidades. Se ha hablado mucho sobre visualizar lo que queremos lograr y pedir al universo. Yo soy un firme creyente de que esto funciona, pero para que funcione, cuando el universo, la energía o en lo que tú creas, te presenten la oportunidad, debes estar preparado.

3. Ten un plan de crecimiento: Tener un plan de crecimiento enriquecerá tu vida y te ayudará a convertirte en la persona que deseas ser. Destina tiempo una vez al año para crear tu plan de crecimiento, que guíe tus decisiones y acciones. Creo que esta planificación debe ser gradual. Comienza con una o dos áreas de tu vida y comprométete a cumplir los objetivos que te establezcas. Conforme vayas adaptando nuevos hábitos o cumpliendo tus metas, ve incluyendo nuevas áreas en tu plan de crecimiento. De esta forma, sentirás que estás avanzando y no te quedarás frustrado por no haber podido crecer en todas las áreas de tu vida.

4. Conviértete en un madrugador: Una historia curiosa que leí decía que el expresidente de los Estados Unidos, Thomas Jefferson, tenía la costumbre de levantarse siempre antes del amanecer. Para esto, mandó a hacer varios relojes que colgaba en su habitación para recordarle a qué hora debía levantarse. En la actualidad, aún existen algunos de estos relojes, en especial uno en forma de obelisco. De ahí su famosa frase “Sin importar que me vaya a la cama temprano o tarde, me levantaré con el sol.” Marzo de 1819. Este punto ha sido tema de reflexión y disputa entre varios amigos que seguimos la filosofía de diversos mentores que concuerdan en que parte del éxito es levantarse antes de que salga el sol, lo cual no está tan mal. En mi experiencia, he escuchado la historia de algunas personas exitosas que, independientemente de la hora a la que se levanten, han logrado tener éxito en sus vidas. Sin embargo, la mayoría de las personas que han logrado cosas extraordinarias son madrugadores, así que lo dejo a tu consideración. En mi caso, es algo que sigo adaptando a mi vida.

En general, mi filosofía concuerda completamente con lo que dice Maxwell: las personas que deciden y actúan son las que cumplen sus metas y, por lo tanto, tienen éxito en cualquier área de la vida que se propongan. En ocasiones, no es sencillo pasar de la decisión a la acción, pero si tu motivación es lo suficientemente fuerte para vencer los miedos, prepararte, levantarte temprano y tomar decisiones rápidas, lograrás cualquier cosa que te propongas.

Tener solo la intención no te llevará al éxito; es la transformación a través de la acción lo que realmente cuenta. La próxima vez que tomes una decisión, asegúrate de que esta sea seguida de una acción con propósito.

Con cariño, tu amigo Alex Palacios.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Your Bag
Shop cart Your Bag is Empty